Lo que define la singularidad de Las Alamandas es su arquitectura, el diseño y dedicada atención a los detalles.


Las Alamandas, siete villas con sólo 16 suites exquisitamente decoradas, diseñadas por la propietaria Isabel Goldsmith-Patiño, ofrecen a los huéspedes lujo, confort y exclusividad.

Cada suite está decorada con una combinación de colores y un estilo que ofrece una experiencia única. Coloridos detalles pintados a mano adornando puertas y paredes, cojines bordados a mano, pinturas y esculturas artesanales de diferentes regiones de México, azulejos de baño con diseños personalizados y terrazas sombreadas con tumbonas y sofás en tonos rosados brillantes y amarillos canarios crean un ambiente cómodo y acogedor.

El tema está presente en todo el Resort, desde la tradicional y alta palapa frente al mar, hasta los senderos con incrustaciones a mano de hermosas piedras marinas.